.

miércoles, 13 de julio de 2016

Joël Dicker "La verdad sobre el caso Harry Quebert"

1975. Estamos en el pequeño pueblo costero de Aurora, en la costa este de Estados Unidos. Todo es paz, tranquilidad y dulce hastío hasta que la noche del sábado 30 de agosto la anciana Deborah Cooper llama a la policía tras haber visto a un hombre perseguir a una joven ensangrentada. Unas horas después, la anciana es asesinada en su propia casa. La joven, Nola Kellergan, una risueña quinceañera, desaparece sin dejar rastro. El caso se archiva pronto dada la escasez de pruebas.
1998. El joven Marcus Goldman entra en la Universidad de Burrows, Massachussets. Allí conocerá al famoso novelista Harry Quebert, que pronto se convertirá en su maestro y amigo.

2006. Gracias a las lecciones magistrales de Harry en su casa de Aurora, Marcus publica su primera novela. Muy pronto es saludada por la crítica como una de las más influyentes del panorama norteamericano.

2008. Marcus, víctima del síndrome de la primera novela, se siente incapaz de abordar la escritura de un segundo libro a pesar de que por contrato debe entregarlo en unos meses. Desesperado, se pone en contacto con su mentor, que le invita a pasar unos días en Aurora. Una vez allí, Marcus descubrirá que Harry tuvo un romance con Nola, a pesar de que ella era menor. Unos días después, el cadáver de la joven es descubierto en el jardín del profesor. Harry es detenido inmediatamente. Ansioso por ayudar a su mentor, Marcus comienza a investigar por su cuenta, convencido de que no es culpable. Ante una historia semejante, el editor de Marcus pretende que su nueva novela sea una morbosa reconstrucción de los hechos.

Con estos cuatro planos temporales y simultáneos comienza La verdad sobre el caso Harry Quebert, la nueva novela del escritor suizo Joël Dicker que, como sucede con todo best seller que se precie de serlo, trae consigo una tremenda algarabía de halagos y críticas negativas.

Es cierto que la sinopsis planteada en los primeros cuatro párrafos no parece muy novedosa: a primera vista, podría pasar como el típico argumento de otra novela-negra-con-detective-aficionado-primerizo-pero-con-buena-intención-y-mejor-suerte.

Otro tanto sucede con la caracterización de los principales personajes: nos encontramos, entre otros muchos, con el maduro novelista de éxito atormentado por un pasado del que no consigue escapar, la jovencita enamorada y dispuesta a cualquier cosa por amor, el hosco y respetado reverendo de pueblecito americano, la severa y rencorosa dueña del diner donde trabaja la dulce camarera de la que está enamorado en secreto el brusco pero sensible policía de la ciudad… Por no faltar, no falta ni el filantrópico millonario misterioso que, por supuesto, también esconde un secreto. Hay muy poco en este libro que no hayamos visto o leído en otros sitios, desde Ciudadano Kane a Twin Peaks.

Pero no se dejen engañar: nada es lo que parece en esta novela. Ni los personajes son planos ni la historia sencilla. Nos encontramos ante una novela policíaca en la que cada personaje, como no podía ser de otra forma, tendrá un punto de vista distinto sobre los hechos y conocerá detalles que nadie más puede conocer.

Para contar lo que le sucedió a Nola, Dicker nos raciona la información milimétricamente. Sus continuos puntos de giro podrían parecer tramposos, pero en realidad son un sugerente juego con el lector, al que solo le queda rendirse ante el placer de encontrarse cara a cara con el arte de la carpintería literaria. No es necesario conocer los fundamentos de la teoría de la novela para darse cuenta de que aquí el contenido es tan adictivo como la forma.

Este es, sin duda, el gran punto fuerte del libro: el fascinante juego de espejos que se despliega ante nuestros ojos. Desconozco si el escritor suizo ha leído La verdad sobre el caso Savolta, novela con la que no solo comparte el paralelismo del título: en ambos libros la trama avanza a través de materiales de procedencia tan diversa como diversos narradores, notas y pruebas policiales, artículos periodísticos, hipótesis, narraciones indirectas de otros personajes, crónicas de sucesos…

.

Versión Kindle

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.