.

jueves, 21 de julio de 2016

Sylvia Plath "Tres mujeres"

¿De quién es la voz en nuestra mente? La voz que no oímos: la voz que pensamos. No es la nuestra. No es ni masculina ni femenina. Usa palabras, pero también imágenes, aunque es una voz. No se parece al lenguaje. Es más una cascada de código que creamos y destruimos más allá de la razón. Como la lluvia verde sobre negro de The Matrix.
La poeta es capaz de detener el torrente: fija pensamientos. Tres mujeres no es un poema coral, aunque contenga tres voces que son tres experiencias, tres perspectivas. Ocurre en una maternidad y trata de la maternidad, pero en realidad ocurre en tres almas y trata del alma. Es la mujer madre, la mujer que no puede ser madre y la mujer que decide no actuar como madre. Un acontecimiento biológico: su consecución o su imposibilidad o la negación. La vida no es lo que nos pasa, sino nuestra reacción a lo que nos pasa.

En Tres mujeres, Plath es otra. La encontramos desconocida, pero muy Sylvia. Visualiza el poema no como texto, sino como música: apodado Monólogo para tres voces, se suponía que Tres mujeres sería leído en voz alta en un programa de radio, no impreso. De hecho, entre la emisión de la BBC en 1962 y su publicación en 1968, el poema vio cumplido su destino. Esta Sylvia de poesía oral sueña versos largos, antiguo. Es Lady Lazarus pixelada. Usa los nombres de los colores como navajas. Para la Voz Primera: Madre Que Es, el bebé es la suma de los azules, los rojos y flores violetas.

La Voz Segunda: Madre Que No Puede, vive en un mundo incoloro, blanco porque no lo habita vida, sólo lunas, inviernos y los fantasmas de los hijos que no consigue dar a ninguna luz. Para ella la sangre no es roja, sino negra. A la Voz Tercera: Madre Que Decide En Contra, la hija que trae al mundo y que otros criarán le parece relámpago rojo, le corta la carne y la desgarra con su venida, y después con su ida. Tres mujeres no son conciencias que fluyen porque sea un poema sobre procesos emocionales, sino porque esos procesos están expresados en sinestesias más allá de lo verbal. Cuando una está triste, no ve soles. La voz en nuestra mente no habla: piensa. Es otra cosa.



[LA VEO EN SUEÑOS, MI NIÑA ROJA ...]

La veo en sueños, mi niña roja y terrible.
Llora a través del cristal que nos separa.
Llora, está furiosa.
Sus gritos son ganchos que hieren como gatos,
captando mi atención.
Llora a la oscuridad, o a las estrellas
que brillan y giran lejos de nosotras.

Su cabecita parece tallada en madera,

en una madera roja y dura, ojos cerrados y boca abiertísima.
Y de la boca salen gritos cortantes
que arañan mi sueño como flechas,
que arañan mi sueño, penetrando mi costado.
Mi hija no tiene dientes. Su boca es grande.
Emite sonidos tan siniestros que no pueden ser buenos


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.