lunes, 4 de julio de 2016

The Stooges "The Stooges" (1969)

 photo stoog_zpslosutgwa.gif
Antes que las canciones, para Iggy Pop tenía que nacer el sonido. No se molestó en escribir una sola melodía hasta que no dio con ello. Un acorde, un ritmo, y el espíritu de todas las fuerzas de la naturaleza bombeando en sus venas.
Ni consideraba que supiera cantar ni tocar los instrumentos, pero tenía inteligencia e intuición, vivía en época de cambios, sabía que la audiencia iba a exigir rock and roll, así que se aseguró de mirar alrededor, comprobar hasta dónde habían llegado los demás, para empezar a partir de ese punto.

El rebelde identificado con la experimentación de John Coltrane, la furia de Jerry Lee Lewis, la chulería interpretativa de Mick Jagger, la grandeza y sensibilidad de Roy Orbison, el desgarro de Elmore James, la teatralidad de Jim Morrison, encontró en los hermanos Asheton, colegas callejeros de su natal Detroit, a los compañeros de viaje perfectos para dar forma a la criatura, a los estertores de la bestia en que se iban a convertir las creaciones de los Stooges, una de las bandas más influyentes y rompedoras de todos los tiempos.

Qué gravitaba en su angustiado cerebro no lo sabremos jamás, por mucho que escuchemos aquellas canciones, pero su corazón y sus sentidos estaban regidos por las influencias apuntadas. Superdotado como era, conocía su faceta de artista, podía haberse convertido en la estrella de moda en las salas de exposiciones vanguardistas, pero no tenía tanta paciencia. No disponía de tiempo. Estaba agobiado.

Solo eran los años sesenta, y tenía que encauzar su creatividad en algo que le llevara a un sitio concreto, para que 1969 no fuera otro año “sin nada que hacer para ti y para mí”. Un cazatalentos, Danny Fields, andaba pendiente de firmar un contrato con los proto punks MC5, y su líder Wayne Kramer le dijo: “Si nosotros hemos llamado tu atención, espérate a ver a los Stooges”. Ah, los años sesenta, con tantas cosas aún por inventar.

Contrato, grabación, y viaje sin retorno a las entrañas de la leyenda. Las composiciones de Iggy, los ritmos creados por esa mente genial amante de las percusiones más primitivas y tribales, la endiablada guitarra de Ron Asheton, que registró en este álbum un trabajo de wah wah que debió generar celos en el mismísimo Hendrix, y las canciones. Canciones que no son tonadas de 3 o 4 minutos que se sucedan unas tras otras hasta conformar la duración standard de un Lp convencional, no.

Son entes vivos que han traspasado las barreras del espacio y del tiempo, que han adquirido, tras miles y miles de salvajes reconstrucciones en directo, el nivel de viejos monumentos, resistentes e inmunes al cambio de siglos, al paso de décadas, con sus erosiones, sus cicatrices, sus grietas, y su infinita capacidad de atracción.

Aquí están las raíces de todo. Aquí hay Metal, aquí hay Hard, hay Doom, hay Punk Rock, hay Hardcore y hay Grunge. Si os vienen a la mente más estilos creados a partir de 1970 añadidlos, porque seguro que también están. 

Side A
1."1969"  4:05
2."I Wanna Be Your Dog"  3:09
3."We Will Fall"  10:18
Side B
1."No Fun"  5:14
2."Real Cool Time"  2:29
3."Ann"  2:59
4."Not Right"  2:51
5."Little Doll"  3:20

The Stooges
Iggy Pop (credited as "Iggy Stooge") – vocals
Dave Alexander – bass guitar
Ron Asheton – guitar, vocals
Scott Asheton – drums
Additional personnel
John Cale – piano, sleigh bell on "I Wanna Be Your Dog", viola on "We Will Fall", production



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Nota: solo los miembros de este blog pueden publicar comentarios.